jueves, 17 de octubre de 2013

Desde una venta de pescados en Bombay

Desde una venta de pescados en Bombay

    Desde mi escritorio en Bombay, una de las ciudades más grandes de India, y del mundo, la cual tiene costas en el mar Arábigo, fuente de alimentación e ingresos para los pescadores del área:
 
    Un día salí a caminar para conocer más de las intimidades de esa gran ciudad, pasé por un mercado al aire libre que tenía ventas de vegetales y especias en las calles; de pronto sentí un olor a pescado, confirmé que había llegado al área de mariscos, me encontré con varias ventas a ambos costados de las estrechas vías, mesas viejas de madera o cemento con pescados de todos tamaños, los pequeños estaban apilados en cajas o canastos, algunos de ellos todavía luchando por salvar su vida, mientras que los grandes, partidos por la mitad mostraban las entrañas de su interior.
 
    Las mujeres ponían fuego para ahumar el pescado, y también, para ahuyentar un poco más las moscas que abundaban por allí, los gatos listos para saltar esperando a que alguien se descuidara para robarse un pedazo de carne fresca, los tuc tucs se abrían camino entre la gente con sus bocinas, las ratas debajo en los desagües esperando que alguien lavara una tabla para recibir algunas sobras, los vendedores de té con una jarilla vieja ofreciendo té con leche caliente en vasos desechables que serían reutilizados después; mientras que las compradoras musulmanas cubrían todo su cuerpo con su hiyab o chador, las clientes hindúes mostraban parte del vientre que se sale de sus sarees, todas ellas intercambiando palabras en un idioma que no conozco, algo que pude entender fue panch (cinco); los niños jugaban en la calle esperando que sus mamás terminaran la venta, para volver al humilde y pequeño cuarto o covacha en donde han de vivir con toda la familia.
 
    ¿Fotos?, ¡no!, si las hubiera tomado y publicado, eliminaría esa fantasía que cada lector ha creado en su mente de esta pequeña vivencia que les comparto.
 
    Si quieren ver la ubicación de la calle, abran este sitio de Internet http://maps.google.com, y en búsqueda escriban: 19.12445,72.9178
 
    Un abrazo desde la Increíble India.
 
    Namasté
 

Edgar Guzmán


Publicado en:
Periódico El Quetzalteco, 11 oct 2013